El relieve representa cuatro elementos de la naturaleza. Son: el fuego, el agua, la vegetación y el cielo.
En la parte inferior hay unos trazos que se extienden en oblicuo desde la izquierda hasta la derecha. Son de colores amarillos, rojos y naranjas. Tienen formas alargadas y curvas. Representan las llamas en movimiento.
Entre las llamas se ven trazos extendidos de derecha a izquierda. Son de color azul ultramar (oscuro). Representan, en oblicuo, el agua de un río. El río está detrás de las llamas.
La parte superior de la composición está cubierta por trazos en tonos verdes. Su textura es ovalada y representan la vegetación.
La vegetación crece en la ladera del río y cubre la montaña. En el vértice superior izquierdo se aprecia tímidamente un trozo de cielo. Es azul cian.

Volver al artículo