«…la tecnología, en mi caso, ha sido determinante para poder seguir haciendo lo que me gusta…»

Como voluntaria, ha asesorado en el museo Thyssen-Bornemisza (ARCHES) “ … queda mucho por hacer…y me encantaría que, algún museo, se atreviera a hacer un catálogo de pinceladas…”



«Lo primero es reproducir los cuadros en relieve», relató, «y esto hay que hacerlo bien, con precisión. El paso siguiente es elaborar una buena audiodescripción que explique a la persona ciega lo que está tocando y, muy importante, que le guíe a la hora de explorar el cuadro».


Acceder a la entrevista (abre en nueva ventana)